“No nos interesa demasiado la tecnología en sí, nos interesa lo que podemos hacer con ella” Entrevista a Karla Kracht y Andrés Beladíez | mARTadero Podcast on Blip
“No nos interesa demasiado la tecnología en sí, nos interesa lo que podemos hacer con ella” Entrevista a Karla Kracht y Andrés Beladíez | mARTadero Podcast

Karla Kracht, artista Alemana que trabaja con instalaciones de arte y montaje audiovisual, y Andrés Beladiez, director y actor de teatro en España, conversaron con el proyecto mARTadero acerca de su residencia artística, sus proyectos actuales y su visión de Cochabamba.



Entrevista a Karla Kracht y Andrés Beladiez – 22 de marzo de 2012 – Por proyecto mARTadero.



Esta entrevista puede ser difundida y reproducida libremente bajo una licencia Creative Commons BY SA.




Proyecto mARTadero: Estamos en una entrevista con Karla Kracht y Andrés Beladiez. Buenas tardes, preséntense por favor.

Karla Kracht: Soy Karla Kracht, artista visual. Sobre todo, trabajo en el video-arte directo, en instalaciones de video y estamos aquí en la residencia en el mARTadero para desarrollar un nuevo proyecto.

Andrés Beladíez: Yo soy director de escena. Trabajo teatro y danza



PM: ¿Cuándo comienzan a trabajar con instalaciones de arte?

KK: Esa es una buena pregunta. Ya en la universidad cuando estaba estudiando empezaba a hacer instalaciones, sobre todo de video, objeto-video. No solo video sino que tenía que ver con el espacio también.

AB: Esta es la… casi, casi la primera.




PM: Y, ¿cómo es que empiezan a trabajar con instalaciones?

KK: Por mi parte estaba trabajando en la universidad sobre todo la imagen fija: el dibujo, la pintura. Luego, tenía la necesidad de ampliar esta imagen y empezaba con el dibujo animado y el video, y eso me quedaba demasiado, dos dimensional, corto, tenía la necesidad de ponerlo más en el espacio. Sigo buscando maneras de cómo poder trabajar con el video, la imagen en movimiento y el espacio.





PM: ¿Cuál es su principal intención con el público al momento de presentar sus obras?

AB: Depende de cada pieza.





PM: ¿En ésta?

AB: Pues estamos ahora mismo desarrollando un sistema de interacción con el público.





PM: ¿Quieren que el público se meta en la obra, que sea parte de ella?

KK: Que juegue realmente con la obra, interacción, hablamos del momento de interacción con muy baja tecnología. Que realmente el espectador pueda tocar cosas, cambiar cosas, y, bueno, cambiar la imagen del completo de la instalación.


AB: Jugar.

KK: Sí, jugar. Es eso.




PM: Ustedes manejan bastantes tecnologías como herramientas en sus obras, ¿cuál es la lógica que manejan al momento de introducir estas tecnologías a la obra?

AB: La necesidad. Si necesitamos algo utilizamos la tecnología para que podamos conseguir eso. No nos interesa demasiado la tecnología en sí, por sí misma; nos interesa lo que podemos hacer con esa tecnología. Si lo necesitamos lo usamos, sino no.


KK: Si puede contribuir en algo al concepto o al resultado, sí. 




PM: Después de una larga carrera, ya trabajando con arte, ¿dirían que su obra ha ido adquiriendo una identidad particular?

KK: Yo creo que siempre, aunque uno no lo vea tanto, pero sobre todo si uno trabaja manualmente, siempre hay un sello, ¿no? Igual cuando incluso un niño de cuatro años o de cinco dibuja tú sabes si es de un niño o del otro, siempre hay una identidad.





PM: ¿Cual es la identidad que ha ido adquiriendo su trabajo en estos años?

AB: Es que nosotros somos artistas, entonces preguntarnos eso… a lo menos es mejor preguntar a un crítico de arte o… Nosotros nos expresamos con lo que creamos más que con palabras.




PM: ¿Hay alguna razón especial por la que hayan postulado al programa de residencia prAna del mARTadero?

KK: En especial que queríamos venir a Bolivia y trabajar aquí… no conocíamos el proyecto antes pero estuvimos buscando residencias en Bolivia y encontramos dos. Realmente nos interesaba mucho el mARTadero. Hablamos con Fernando directamente y nos gustó mucho el proyecto y por eso estamos acá.




PM: Coméntenme sobre el proyecto en el que trabajan actualmente ¿Cómo nace “Zoomwooz”?

KK: En un bar en Berlín, después de haber visto una exposición mediocre tenía la primera idea, que venía de… bueno, venía de un un proyecto que también hicimos juntos. Es una performance audiovisual que busca utilizar lo menos de tecnología, hacer un trabajo lo más manual posible. En Live from the Surface of the Moon tenemos una maqueta de la superficie de la luna y muchos personajes dibujados a mano y, bueno, en este bar en Berlín venía esta idea de hacer como una instalación, con la misma base de una maqueta pintada a mano y comparar el funcionamiento de la sociedad con los procesos de un ordenador. Esa era la base, la primera base, de allí empezamos a hacer la torre.


AB: De ahí a jugar




PM: Después de haber trabajado en varios países, ¿por qué decidieron apostar por la creación de esta obra en Bolivia?

AB: En realidad es un proceso. El proceso creativo lo iniciamos aquí y lo acabaremos en diciembre de 2012 o enero, febrero de 2013 en Corea del Sur. Queríamos empezar en un lugar donde la tecnología no estuviera tan avanzada… donde íbamos a acabar porque estamos hablando de procesos sistémicos, entonces nos interesaba mucho estar en diferentes sitios donde se ve la vida de diferente forma, nos parecían muy buenos polos: Corea y Bolivia.





PM: Hasta ahora, ¿ha habido algunos percances u obstáculos que les impidan ir concretando esta obra?

AB: No, de momento todo sigue.


KK: Sí, sí. Es la belleza del paisaje.




PM: ¿Ha habido algún cambio en la idea original de la obra causada por el contexto local?

AB: Si no hubiera habido cambios por mal camino íbamos. Se trata de eso precisamente. Yo creo que por el hecho de estar en una residencia tienes que embeberte de lo que hay a tu alrededor y eso provoca, quieras o no, un montón de cambios.


KK: Y sobre todo esto ¿no? Que como lanzamos el proyecto aquí, se está desarrollando a cada minuto, va avanzando. Claro que hay cambios en ese desarrollo, viendo las cosas que igual no van a funcionar o que es imposible hacerlo así en el tiempo que tenemos.




PM: ¿Qué tipo de hechos más o menos han generado estos cambios?

AB: Todo. El contacto con la gente, la geografía del lugar, la arquitectura. Todo.


KK: Y las pruebas que hacemos también. El trabajo práctico.




PM: Con su experiencia aquí, ¿cuál es su percepción sobre el proyecto mARTadero como espacio de gestión cultural y apoyo a la creación artística?

KK: ¿Para nosotros? Pues, a mi me parece un proyecto muy interesante, muy, muy… ¿Cómo es? No es atrevido, ¿Cómo es la palabra?… que realmente, no es atrevido pero es realmente bueno. Yo veo Cochabamba, veo la vida cultural y veo este proyecto, y me parece súper que se haga aquí y no en La Paz o en Santa Cruz.


AB: Es un rompehielos

KK: Sí, exacto, eso.

AB: Es un rompehielos, va avanzando y va abriendo caminos.

KK: Y es como… claro, necesitas cojones para montar un proyecto así aquí, eso no se como expresarlo en otra manera.

AB: Es un proyecto artístico tan involucrado y tan implicado en lo social, y tan necesario por otra parte.




PM: ¿Cuál dirían que es la principal diferencia entre la escena artística boliviana y europea?

KK: En Europa hay dinero para el arte, bueno había. La percepción de lo que es un artista en la sociedad cambia de país a país en Europa, pero es como… respetado como un trabajo en la mayoría de los países. En España menos, en Francia es lo máximo ser artista, y aquí creo que no hay ese concepto de que tú puedas trabajar (vivir) del arte contemporáneo, de lo que veo yo.





PM: Como que no puedes vivir del arte…

KK: No puedes vivir del arte porque no hay el mercado, no hay el público, esta muy…


AB: Muy incipiente.

KK: Es un círculo muy pequeño.




PM: ¿Qué rescatarían de su experiencia en Cochabamba? ¿Qué imagen llevan de Cochabamba y su producción artística?

KK: Muchas, muchas, muchas, muchas imágenes. Igual vamos a hacer como un video loco, un stop motion de todas las… es difícil decirlo porque estamos ahora aquí y aún estamos como tragando las influencias cada día ¿no? Pero seguro que nos vamos a llevar… bueno, igual nos haces esta pregunta dentro de medio año y sí la podemos contestar realmente.





PM: ¿Hay más proyectos que están surgiendo para hacer aquí en el mARTadero? ¿En Cochabamba?

KK: Tenemos, claro. Sólo el espacio ya provoca muchas ideas de lo que se puede hacer. Sólo mirando los espacios para dar el taller ¡wow! Es un sitio donde se puede hacer una instalación fantástica ya te vienen muchas, muchas ideas. Una… tú me estabas hablando de esa specific performance en varios sitios (dirigiéndose a Andrés Beladíez) porque aquí hay muchos lugares fantásticos, realmente, y menos prohibición que en Europa.





PM: Y trascendiendo la idea del espacio, ¿cómo es la respuesta de la gente a estas ideas que ustedes tienen, cómo les han ido respondiendo en cuanto a actitud sobre la producción?

AB: Bien, lo que ocurre es que también estamos hablando con gente muy cercana a la creación artística, todas las experiencias que hemos tenido de este tipo han sido hablando aquí en el mARTadero o bien dando los cursos que estamos impartiendo; es decir, con gente que tiene una sensibilidad determinada hacia el arte. Tampoco hablamos de este proyecto pues con… bueno, con la tendera sí hemos hablado de vez en cuando y nos miran así como bien, yo creo que les gusta. Tampoco somos algo que en medida les interesa, somos una novedad, pero por lo menos sonríen





PM: Y, ¿qué simboliza el espacio mARTadero para ustedes?

AB: Un lugar donde poder crear





PM: Y, ¿como artistas internacionales?

KK: Para crear, para vivir, para respirar, para intercambiar ideas.


AB: Para pensar un poquito de forma diferente, romper con los esquemas, para confrontar tus ideas con otras es algo siempre fantástico y aquí dentro es interesante, siempre hay gente dispuesta a hablar, a mantener una conversación o a lo que sea.


 

 

No Comments